Make your own free website on Tripod.com
 
 

E s o t e r i s m o

  LOS MERIDIANOS 
 ENERGETICOS (II)



Por: Cristina Groetsch 
Investigadora en técnicas energéticas y movimiento.

EJERCICIOS  IMAGINARIOS  ZEN

     Después de realizar el ejercicio de partida descrito en el arte anterior de esta revista (en el nº 101), los “meridianos”, pasaremos a describir la secuencia de ejercicios básicos, siempre respetando el orden en el que se citan los ejercicios, que corresponden al orden en el que fluye la energía cíclicamente a lo largo de los canales.

    Recordemos que la práctica de estos ejercicios puede ayudarnos a reducir las oscilaciones entre los extremos y ha encontrar el equilibrio apropiado para vivir con mayor plenitud y creatividad. Uno de los propósitos más elevados es ayudar a las personas a vivir en armonía con el TAO (el camino de la naturaleza).

    Las enfermedades forman parte de ese camino. Avanzamos a través de unos desequilibrios mayores o menores igual que el clima, que se manifiesta en el cambio de estaciones y que algunas veces es duro, violento o impredecible pero, aún, así, es parte de la armonía de la naturaleza.
 
     Nuestras enfermedades son una oportunidad para aprender de nosotros mismos, para mejorar y cambiar nuestro estilo de vida.  En occidente nuestros intentos por desterrar ipsofacto las enfermedades de nuestras vidas, echan a perder la posibilidad real de mejorar que nos aportan estas enfermedades.  La practica de los meridianos ZEN nos dan la oportunidad de conocernos mejor a nosotros mismos. De intereriorizar. 

      Práctica de los ejercicios básicos  
  
Incorpórese lentamente del suelo para comenzar la secuencia de ejercicios básicos

 Ejercicios “p”  y  “q”. Vaso Gobernador y Vaso Concepción

     Los ejercicios básicos deben comenzar estirando sobre el meridiano Yin, Vaso Concepción y el meridiano Yang, Vaso Gobernador.
 
    Para activar y extender el KI, mueva su Hara hacia delante mientras se inclina hacia detrás, coloque sus manos contra sus muslos por detrás para dar soporte mientras se inclina hacia detrás relajándose y dejando ir la cabeza hacia atrás al máximo. Inclínese hacia atrás empujando el ombligo hacia delante. 

     La línea de tensión es el Vaso Concepción. Este es el flujo del KI que regula todos los meridianos Yin.

     Estirando el Vaso Concepción se abre al mundo exterior, y las influencias externas se reciben sin resistencia.
 
     Después de estirar el Vaso concepción inclínese hacia delante imaginando que esta moviendo su Hara, el centro de su presencia física, hacia su espalda, tratando de colocar su cabeza entre sus piernas, y suba sus brazos hasta sus muslos. 

  La línea de tensión es el Vaso Gobernador. La tensión se siente más profunda cuando se inhala, durante la exhalación el KI se relaja y todo el cuerpo se relaja. 

 Al estirar el Vaso Gobernador e inclinarse hacia delante por la cintura, colocando las manos por detrás en los muslos, la cara se esconde y su energía es sumergida hacia dentro.

     Estos dos ejercicios básicos representan las más básicas funciones de la vida donde la fuerza del KI es dirigida o bien hacia fuera o hacia dentro.
 
    Estos ejercicios no se deben tomar como simples estiramientos sino como una forma de expresión física para relajar, a través del acto de estirar, esas cosas que Vd., ha estado reteniendo dentro.
 
 Ejercicio “A”. Meridiano del pulmón e intestino delgado.

     Para estirar este meridiano colóquese con sus pies ligeramente separados, un poco más de la distancia entre los hombros. Las puntas de sus pies apuntando de una manera natural hacia fuera. Ponga sus manos detrás de su espalda con las palmas hacia detrás y sujételas una contra la otra entrelazando los dedos pulgares.
 
     Mantenga las rodillas rectas y piense en su peso máximo sobre sus dedos meñiques inclinándose hacia delante mientras exhala. Estire ambos brazos hacia arriba manteniendo los codos estirados. Cuando su cuerpo este estirado al máximo hacia delante, comience a inhalar. 

    Una línea de tensión se sentirá a lo largo de la parte posterior de sus piernas, abdomen, espalda y brazos. En el ejercicio “A”, esta línea de tensión corresponde al meridiano del pulmón e intestino delgado.

     Imagine que sus brazos están siendo empujados por alguien que no es Vd., no fuerce. Es importante mantener la imagen mental del KI fluyendo desde el punto central de su Hara hacia sus brazos y piernas. Repita la respiración y relajación tres veces y vuelva a la posición de pie inicial.
 

 Ejercicio “B”. Meridiano del Bazo y estómago.

     Para estirar este meridiano primero tiene que sentarse en la posición Seiza (ver figura) y

despacio inclinarse hacia detrás, mientras de inclina hacia detrás separe los pies de debajo de sus glúteos, para que sus glúteos reposen en el suelo,
 

     Ya que a muchas personas, las rodillas se levantan cuando se inclinan completamente hacia detrás, no hace falta forzarlas hacia el suelo. Solo mantenga las piernas hacia los lados cerca de las caderas, para mantener las rodillas ceca la una de la otra. Después de tener su espalda y sus hombros en el suelo, estire ambos brazos sobre su cabeza, entrelazando los dedos con las palmas hacia la cabeza. A continuación respire. Las líneas de tensión que se forman por la parte anterior del cuerpo, a lo largo de la columna como a ambos lados de los brazos corresponden a los meridianos del Bazo y Estómago. La mejor manera de relajar la tensión, es conseguir la sensación de lo que es relajar la respiración imaginaria, donde el KI se relaja con cada exhalación. Primero tiene una clara imagen de cómo el KI se expande desde su Hara y llena todo su cuerpo mientras hace la respiración imaginaria en la posición tumbada.

     Lo principal, insisto, es no forzar los estiramientos, sino permitir que el estiramiento suceda cada vez u poco más con cada exhalación. Cada vez que inhale volverá a sentir un incremento de tensión en la misma línea de tensión que se ha relajado ligeramente en la última exhalación.

 Ejercicio “ C “. Meridiano del corazón y intestino delgado.

 Siéntese en el suelo con las piernas dobladas y las plantas de los pies juntos, sujete las puntas de los pies por los dedos, con las manos entrelazadas. Inclínese hacia delante mientras exhala manteniendo los glúteos abajo lo máximo posible.

 Lo ideal sería que su cabeza alcanzara sus pies, y que sus codos y rodillas tocaran el suelo, pero no hay necesidad de forzarse así mismo para conseguir esta posición.
 
      El movimiento de inclinación hacia delante terminará en el punto donde su cuerpo se ha estirado al límite. Haga una pausa aquí y respire para llenarse de KI, y su cuerpo empezará a estirarse desde su Hara hasta sus riñones. 
 
     Las líneas de tensión que se forman son los meridianos del corazón e intestino delgado.
      Cuando Vd. respira debería ser capaz de sentir la completa longitud del meridiano que está siendo estirado.

     El mayor requerimiento es relajarse completamente y alcanzar el punto más lejano del estiramiento al final de cada exhalación.

 Ejercicio “ D “. Meridiano de los riñones y vejiga.

     Para estirar estos meridianos, siéntese con las piernas estiradas hacia delante, sus talones deben mantenerse juntos, no hay necesidad de mantener los dedos de los pies juntos. Mantenga sus rodillas estiradas y intente mantener la parte de atrás de sus rodillas en contacto con el suelo la máximo posible.
 
     Entonces doble la parte superior del cuerpo hacia delante y alce los brazos por arriba hasta alcanzar los dedos de sus pies, con las palmas de las manos invertidas hacia fuera, y los dedos pulgares en dirección hacia sus talones. 
     Respire como hemos explicado. Cuando el Ki empiece ha llenar su cuerpo, sentirá tensión desde su cintura hasta sus pies. Su cabeza debe colgar hacia sus rodillas y sus brazos estirados al límite. Esto causará fuertes líneas de tensión, empezando por sus manos, recorriendo sus brazos hacia abajo y de vuelta a lo largo de sus piernas hacia sus pies. Este es el curso del meridiano del riñón y la vejiga.

     Cuando se intenta hacer este estiramiento con demasiada fuerza, puede causar contracturas musculares en las piernas. Trate de conseguir una buena sensación efectuando este estiramiento con relajación.

 Ejercicio “ E ”. Meridiano del pericardio y triple calentador
 
 La postura para estirar este meridiano es difícil para algunas personas.

     La postura de partida ideal es, sentado en la posición del loto del yoga y de meditación zen. En esta posición las piernas están cruzadas y cada pie colocado encima del muslo contrario. La posición del medio loto, donde solo un pie esta colocado encima del otro muslo, también es buena para este ejercicio. También es posible simplemente sentado con las piernas cruzadas. Cuando más cerca estén las rodillas del suelo mejor, pero no las fuerce.

 A continuación cruce los brazos uno por encima del otro y agarre las rodillas opuestas.

El brazo cruzado por encima debe ser del mismo lado que la pierna cruzada por encima.

     Para los diestros es mejor comenzar cruzando el brazo izquierdo por encima del derecho, pero siempre es mejor asumir la postura más fácil al principio.

     A continuación inclínese hacia delante lo máximo posible y utilice sus brazos para empujarse hacia abajo, intentando tocar con la cabeza el suelo.

     En vez de mantener su espalda recta, inclínese con la espalda doblada y deje la cabeza doblar hacia abajo, con la sensación de empujar el cuerpo hacia los pies.

     Después de exhalar completamente mientras se dobla lo mas lejos posible, dibuje una respiración profunda.

    Las líneas de tensión que se forman a lo largo de su espalda y bajando por la parte de fuera de sus brazos y piernas mientras que inhala, es el curso del meridiano del triple calentador.

    Las líneas de tensión en el lado opuesto, por la parte de dentro, es el meridiano del pericardio.

    Mientras exhala otra vez, será capaz de sentir como estas líneas se relajan. Repetir esta secuencia tres o cuatro veces, le dará una idea de lo que significa relajar y estirar.

.

Ejercicio “ F “. Meridiano del hígado y vesícula biliar.

    Para estirar estos meridiano siéntese en el suelo con las dos piernas extendidas hacia cada lado. Relájese y separe las piernas todo lo que pueda. Algunas personas pueden abrir las piernas hasta conseguir una línea recta, pero la mayoría de la gente forman con la pierna un ángulo obtuso. Lo importante es mantener las rodillas estiradas y que la parte de atrás de sus piernas toque el suelo.
 
   A continuación enlace las manos sobre su cabeza girando las palmas hacia arriba. 

   Estire sus codos y comience a estirarse hacia un lado. Inclínese hacia un pie con el brazo del mismo lado hacia abajo

    Siga mirando hacia el frente mientras se inclina a un lado. En vez de inclinar el torso para encarar la dirección en la que sé esta doblando, de la cara al frente e inclínese a los lados.
Después de doblarse todo lo que pueda durante la exhalación, despacio inhale. Debe de sentir líneas de tensión a lo largo de la parte de fuera de la pierna hacia la que sé esta inclinando, hacia abajo por dentro de la pierna opuesta, y a lo largo del lado de su cuerpo que esta totalmente extendido, así como a lo largo de la parte delantera del cuerpo hacia el lado que esta abajo. Estas líneas corresponden a los meridianos del hígado y vesícula biliar. Cuando exhale completamente, esta tensión se soltará y el estiramiento incrementará. Mientras dibuja otra respiración, las mismas líneas de tensión se formarán. No debe doblarse tanto que le cause dolor. Si se mantiene muy preocupado con doblarse, esto hará que la parte posterior de las piernas se levanten del suelo, y el efecto de estiramiento de los meridianos se perderá.
En vez de forzar un estiramiento, simplemente exhale hasta que este completamente vacío. Cuando haya alcanzado este punto, deje ir una vez más, y relaje todo su KI. Esto automáticamente causará que la línea de tensión se relaje y su cuerpo se estirará un poco más.
Después de respirar tres o cuatro veces vuelva a la posición inicial.

    En este estiramiento, primero debe chequear cual es la dirección hacia la que se inclina con más facilidad y comenzar por esta.

    Recuerde que el propósito real de este ejercicio no es conseguir la elasticidad de una gimnasta o bailarina.

    Después de completar los seis ejercicios básicos de meridianos en sucesión, solo relájese durante un rato sobre su espalda con sus ojos cerrados (ejercicio “Z” descrito en el articulo anterior a este).

    No abra los brazos y piernas demasiado hacia los lados, solo manténgalos confortablemente separados.

    Esta posición de yoga significa separarse completamente del mundo exterior. Cuando Vd. hace esto, su mente comienza a ponerse a tono con los sucesos internos de su cuerpo. Puede que sienta diversas sensaciones, como hormigueo o zumbido a lo largo del curso de los meridianos, que se debe observar como el flujo de la energía. Estas sensaciones en lugar de ser el resultado de una consciencia, tienen su origen en los trabajos internos de su cuerpo.
Cuando Vd. calla su mente y se relaja completamente, Vd., puede experimentar esta consciencia primaria de estar vivo brotando desde dentro.
 
Murcia, 15, julio de 1998
Cristina Groestch
 

 


NOTAS SOBRE LA AUTORA:
 
CRISTINA GROETSH, es Profesora de Danza y Movimiento. Es Titulada Superior en Danza y estudiosa de las técnicas orientales relacionadas con el movimiento corporal.
Investigadora en temas relacionados con movimiento corporal y activación de centros
energéticos.
Para cualquier comunicación sobre el tema de este trabajo, o cualquier otro: 



 
PPágina Principal