Make your own free website on Tripod.com
 


U f o l o g í a


FALLECE BETTY HILL: LA PRIMERA ABDUCIDA.


Por: Joaquín Abenza Moreno
Presidente del C.I.F.E. 

      El pasado día 19 de octubre de 2004, la edición digital del diario EL MUNDO publicaba la noticia del fallecimiento dos días antes de Betty Hill, una de las personas cuya historia mas impresionó a los pioneros de la ufología, ya que en 1961 ella y su marido Barney fueron los protagonistas de un "viaje interrumpido" la primera "abducción" de la historia moderna, cuando nadie hablaba de ellas.


    La siguiente noticia puede encontrarse completa en:

 http://www.elmundo.es/elmundo/2004/10/19/obituarios/1098205154.html
 
 

Martes, 19 de octubre de 2004.
 

BETTY HILL, LA PRIMERA PERSONA QUE ASEGURÓ HABER SIDO ABDUCIDA HA FALLECDIO:
 

ELMUNDO.ES

Betty Hill, la primera persona que, junto a su marido, denunció
haber sido abducida por un OVNI, murió el 17 de octubre a los
85 años, víctima de un cáncer de pulmón.

La historia de Barney y Betty Hill se remonta a 1961. Él tenía
por entonces 39 años y trabajaba en el servicio postal de EEUU.
Ella tenía 41 y era supervisora en el Departamento de bienestar
infantil. Cuentan que eran objeto de una enorme presión social
por tratarse de una pareja interracial, en una época en la que
este tipo de matrimonios estaba muy mal visto. 

El estrés le provocó a Barney una úlcera, por lo que él y su
esposa decidieron tomarse unas vacaciones, y eligieron Canadá
como destino. 

De regreso a Portsmouth -ciudad donde residían-, bien entrada la
noche del 19 de octubre, vieron una enorme luz cuando
atravesaban las Montañas Blancas de New Hampshire. Una luz que
se movía desde el cielo, y que en principio confundieron con una
estrella, después con un planeta y posteriormente con un avión
"que aparecía y desaparecía" y que les acompañaba en su camino. 

Un paréntesis de dos horas 

Barney decidió parar el coche con el fin de poder observar el
objeto con sus prismáticos. Pudo distinguir luces y ventanas. El
objeto se acercó un poco más, y entonces creyó ver siluetas en
el interior. Muy asustado, regresó al vehículo y emprendió el
camino a toda velocidad. Sin embargo, llegaron a su casa con dos
horas de retraso. Dos horas que quedaron como un paréntesis en
su memoria. 

Durante dos años lo que había sucedido en esas dos horas fue una
incógnita para los Hill, que sólo recordaban haber visto el
platillo volante y haber oído un pitido. Así lo comunicaron a
las autoridades de la Base Aérea de Pease, quienes, según su
testimonio, les confirmaron que en sus radares se había colado
un objeto no identificado. 

Los dos siguientes años desde el incidente fueron un infierno
para la pareja, que vio agravada la úlcera de Barney, y sufrió
crisis de ansiedad, hipertensión, insomnio y pesadillas.
Pesadillas en las que eran introducidos en un espacio no
identificado contra su voluntad. 

 Hipnosis regresiva 

Acosados por estos trastornos, acudieron a un prestigioso
psiquiatra y neurólogo de Boston especialista en terapia
hipnótica, que -mediante regresiones- logró que Betty y Barney
'reconstruyeran' esa laguna mental de dos horas. 

En las grabaciones de esas sesiones, el matrimonio relató cómo
la nave había aterrizado en la carretera, y cómo los
extraterrestres les habían secuestrado, llevado al platillo y
sometido a todo tipo de exámenes físicos. Después habían sido
liberados, aunque antes les sometieron a un proceso de hipnosis
para ordenarles que no contaran nada de los sucedido. 

Según sus descripciones, los alienígenas eran calvos, de 1,5
metros de altura aproximadamente, piel grisácea, cabeza en forma
de pera y ojos achinados similares a los de los gatos. 

 Incluso se pintó un mapa interestelar a partir de las
descripciones de Betty, basadas en las enseñanzas del líder de
los extraterrestres. Tiempo después, se verificaría la
existencia de dos estrellas que figuraban en ese mapa. 

Después de que los Hill hicieran público su testimonio, varias
personas decidieron 'salir del armario' y contar sus propias e
increíbles experiencias con los OVNIS.
 

 

      El caso de Barney y Betty Hill sucedió en Concorde, New Hampshire, el 11 de septiembre de 1961, alrededor de la 21,00 h. y es uno de los casos míticos y emblemáticos de la ufología mundial.

    Cuando el matrimonio regresaba de unas vacaciones en Canada, al poco de cruzar la frontera, la pareja tomó la autopista US 3. Poco mas allá de la población de Láncaster se percataron de la presencia en el cielo de un objeto luminoso delante de ellos.

    Conforme avanzaban, la luz parecia acompañarles a poca distancia tras las copas de los árboles, aunque estaban preocupados, pensaron que se trataba de un avión o helicoptero. Sin embargo Betty pensó que era mejor parar en un hotel a pasar la noche antes de seguir con tan inquietante compañia de viaje, sin embargo no lo hicieron así y continuaron el camino.

    Mientras Barney conducia Betty obeservaba el fenómeno con unos prismáticos. Fue entonces cuando se percató de que la luz era en realidad un enorme objeto con un doble hilera de ventanillas. Cuando se lo comunicó a su esposo este detuvo el vehículo y se bajó para echar un vistazo.

    El objeto estaba a unos muy pocos metros ( 15 m aproximadamente ) del vehículo, suspendido sobre unos árboles y Barney se acercó caminando. Cuando se situó debajo del objeto miró con los prismáticos y dijo haber visto dentro del mismo un grupo de personas que le observaban a través de las ventanillas, cosa que le asustó y le hizo volver corriendo hasta el coche, arrancando rápidamente y huyendo de allí a toda velocidad.

    En este momento, Betty no podía ver el objeto pero percibia una especie de zumbido suave.

    Según parece el matrimonio quedó aturdido dentro del coche y a unos 27 km de Concorde pudieron recuperarse de su estado, al tiempo que escuchaban una serie de zumbidos. Poco despues llegaron a casa.

    La mañana siguiente, Barney descubrió extrañas manchas en su coche y en fechas posteriores Betty sufrió constantes pesadillas en las que veía como el coche era detenido por el objeto luminoso y unos seres procedentes del mismo les llevaban hasta el interior de la supuesta nave donde les sometian a un desagradable examen médico.

    En 1964 se sometieron a hipnosis regresiva, en principio con objetivo terapeutico para aliviar la tensión y angustia que le atenazaba desde aquel día, pero de las sesiones surgieron extraños relatos que confirmaban las visiones oníricas.

    Con este caso comenzaba una serie de sucesos semejantes que tuvieron su mayor auge en la década de los ochenta: las abducciones, y Betty y Barney Hill habían sido los primeros cuya historia habia saltado a los medios de comunicación.
 


NOTAS SOBRE EL AUTOR:

JOAQUÍN ABENZA MORENO, es Ingeniero Superior Industrial.
Es miembro fundador del C.I.F.E.  y Presidente del mismo.
Durante diez años fue correalizador del Programa radiofónico de Onda Regional de Murcia: EL ULTIMO PELDAÑO.
Es editor de ESTIGIA y miembro de su Comité de Redacción, siendo responsable del área de ufología y parapsicología.
Para cualquier comunicación sobre el tema de este trabajo, o cualquier otro: 


PPágina Principal