Make your own free website on Tripod.com
 


A r q u e o l o g í a

EL ARCA DE NOE.



Por: Antonio J. Alcaraz
Delegado del C.I.F.E. en Cieza



    "... dijo Dios a Noé: -El fin de toda carne ha llegado a mi presencia , pues está llena la tierra de violencia a causa de los hombres y voy a exterminarlos de la tierra. Hazte un arca de maderas resinosas, dividela en compartimentos, y la calafateas con pez por dentro y por fuera. Haza así: trescientos codos de largo, cincuenta de ancho y treinta de alto; harás en ella un tragaluz, y a un codo sobre éste acabarás el arca por arriba, la puerta la hace por un costado; harás en ella un primero, un segundo y un tercer piso. Voy a arrojar sobre la tierra un diluvio de aguas que exterminarán toda carne que bajo el cielo tiene hálito de vida. Cuanto hay en la tierra perecerá. Pero contigo haré yo mi alianza...".
Génesis, 6, 13-18

    Hace poco tiempo, y en una reunión de amigos, salía a debate un tema fascinante; El Arca de Noé. Conclusiones, no llegamos a ninguna, pero no es menos cierto, lo poco o nada que sabemos de este pasaje y las pocas investigaciones serias que se han llevado a cabo.


Panorámica majestuosa del monte Ararat


    Pero he aquí, que en la revista Newton, edición española, y siento no poder decir de que mes y pagina, ya que los datos de que dispongo, son cogidos a vuela pluma, y no me percate de tomar estos, hacen referencia a este suceso y a una investigación llevada a cabo por Wiliam Ryan y Walter Pitman, que son geólogos marinos, y que han editado un libro llamado El Diluvio de Noé, y que ha sido publicado en Estados Unidos, sostienen una tesis, que no parece descabellada, según sus estudios.

¿Pueden ser estos los restos petrificados
del arca de Noé?

  Esta tesis, viene a decir, que el diluvio, no se produjo en Oriente Medio, sino en una área extensísima, pero cercana al Mar Negro. Sus estudios geológicos sobre el Mar Mediterráneo y el Mismo Mar Negro, les han llevado a concluir, que las vidas en estos mares, no surgieron al unísono, sino que mientras que Europa y Africa se separaron hace unos cinco millones de años en el Estrecho de Gibraltar, en el Mar Negro, son relativamente recientes, sobre unos ocho mil años.
 
 
  Este hecho posiblemente, sucedió, según relatan, al derrumbe del dique natural, que conocemos como el Estrecho del Bósforo, que ha modo de presa no dejaba comunicarse al Mar Negro, con el Mediterráneo. A consecuencia de este hecho, una masa de agua de unos 42 Kilómetros cúbicos al día habrían entrado en el Mar Negro, elevando su nivel en unos 15 cm. al día, lo que supuso, una inundación masiva en muy poco tiempo de unos 155.000 Kilómetros cuadrados de tierra firme. Hasta aquí mis notas, del articulo en la revista mencionada.

Diseño del Arca

      Pero, como no me quede conforme, os aporto los siguientes datos, el Mar Negro es un Mar interior, situado entre Europa y Asia. Comunica con el Mediterráneo a través del Bósforo, mar de Mármara y Dardanelos; extensión, 411.500 km², y profundidad máxima 2.244 m. limitado por las costas de Georgia , Rusia, Ucrania, Rumania, Bulgaria y Turquía. La salinidad es escasa, y las aguas profundas son pobres en oxígeno, por lo que la vida no es posible a partir de los 200 m.
 
 
      Sin embargo son innumerables las historias que recorren casi todas las civilizaciones conocidas, aunque la más famosa sea la del Génesis, también aparece en el poema épico de Gilgamesh, en el Corán, en las mitologías tibetanas, esquimal, china, azteca, de los indios Sioux o los Tuscarolas e incluso los aborígenes australianos y otras que posiblemente desconozcamos o se han perdido en la noche de los tiempos. 

        Pero en todas hay algo en común, aunque se diferencien en matices, esto es, la historia de un hombre, la de su embarcación y los animales que salvo.
 
 


 
 
Pero si nos centramos, en la más conocida, el Arca de la Biblia, y otra no menos conocida para los amantes de estos temas que nos interesan, la del poema épico de Gilgamesh incluso nos sorprenderá, ya no solo su semejanza, si no que incluso los detalles difieren bien poco.

    Indagando, he encontrado que quien encontró los restos geológicos de una inundación de grandes proporciones fue un arqueólogo llamado Leonard Woolley, esto sucedió sobre el 3.500 a.C., este hallazgo se produjo en 1919, cuando realizaba excavaciones en la ciudad más importante del reino sumerio Ur. Este arqueólogo ingles, que casualmente, se encontró con esta capa de arcilla y barro, signo evidente de una inundación, con un espesor medio de tres metros, bajo los cuales 

Mar Negro.
existían suficientes   indicios de una civilización perdida, desde ladrillos a vasijas y utensilios domésticos de toda índole, según Woolley esta inundación debió de cubrir una basta extensión de unos 100.000 Km2. Cuando los geólogos se pusieron manos a la obra, llegaron a la conclusión de que aquel fango tenía que haber sido depositado por una gran frente de agua de unos 100 m. de altura, y que parecía la prueba evidente del narrado diluvio.


Posible ubicación de la tan buscada arca de Noé.



     Sin embargo y fechado 2700 a.C., otro arqueólogo, Stephen H. Llangdon descubrió en la excavación que realizaba en Kish, situada en la actual Irak, otro estrato que estaba producido por otra gran inundación. Por lo que quedaba en entredicho lo irrefutable de lo hallado en Ur. ¿A que se debían estas inundaciones?, realmente siguen siendo un misterio, ya que aun haciendo creíble las primeras de las hipótesis que relatábamos, al principio de este articulo, las interrogantes siguen siendo muchas, y ante todo por que se nos habla de diluvios, aunque pueden ser de forma simbólica, pero cronológicamente

Posible diagrama de fases del diluvio.

    Sin embargo y fechado 2700 a.C., otro arqueólogo, Stephen H. Llangdon descubrió en la excavación que realizaba en Kish, situada en la actual Irak, otro estrato que estaba producido por otra gran inundación. Por lo que quedaba en entredicho lo irrefutable de lo hallado en Ur. ¿A que se debían estas inundaciones?, realmente siguen siendo un misterio, ya que aun haciendo creíble las primeras de las hipótesis que relatábamos, al principio de este articulo, las interrogantes siguen siendo muchas, y ante todo por que se nos habla de diluvios, aunque pueden ser de forma simbólica, pero cronológicamente hablando, e intentando ser cientifista, la geología nos demuestra que las grandes masas de tierra como la del Estrecho de Gibraltar, que podían haber provocado entradas de agua en cantidades inmensas en poco tiempo de espacio geológico, no coinciden para nada, con lo narrado. En otro orden de investigación esta el monte Ararat, El Ararat, (Agri-Dagi), es un Macizo volcánico de Turquía oriental situado cerca de la frontera con Armenia e Irán. Altitud máxima, 5.165 m. Según la tradición postbíblica, el arca de Noé se posó en su cumbre después del diluvio universal, donde la cumbre, o cerca de ella, hay quien afirma que están los restos de una nave, pero hay quien opina, como David Fasold, que identifico los restos petrificados del Arca de Noé en el monte Judi, probando al tiempo que, si bien están a 2.300 m. sobre el nivel del mar, estos restos están acompañados por 11 piedras estabilizadoras, propias de los navegantes en la muy larga antigüedad. Sea de una forma u otra habremos de esperar tiempos venideros pera comenzar a ver una investigación avanzada, no obstante hay quien ya lo hace de forma rigurosa, hay van sus direcciones, muy interesantes, aunque en ingles pero que detallan lo aquí expuesto:

<http://members.aol.com/mkneisler/noah/najump.htm>
<http://www.prismanet.com/arca.noe/index.htm>
 
 


NOTAS SOBRE EL AUTOR:
 

ANTONIO JESUS ALCARAZ VAZQUEZ, es delineante proyectista y experto en infografía.
Es miembro de la Junta Directiva del C.I.F.E. y de su Consejo de Consultores y Delegado del Centro en Cieza (Murcia).
Es miembro además del Comite de Redacción de Estigia, responsable del área de Técnicas de Identificación de OVNIs.
Ha publicado gran cantidad de artículos en ESTIGIA sobre Ufología, tema del que es un gran experto investigador.
Para cualquier contacto con el autor: mediante correo electrónico que le haremos llegar: 


PPágina Principal